Patologías de la Próstata

Cáncer de Próstata

El cáncer de próstata se produce cuando aparecen células anormales en la próstata, que se dividen y generan células nuevas que el organismo no necesita, y forman un tumor.
• Edad: Afecta fundamentalmente a varones de más de 50 años. A medida que aumenta la edad es mayor la incidencia. Es poco frecuente antes de los 45 años.
• Antecedentes familiares: Los varones con familiar directo con cáncer prostático (padre, hermano) tienen mayores chances de desarrollar la enfermedad.
• Dieta: Según estudios, hay mayor presencia de la enfermedad en hombres cuyas dietas tienen un alto valor calórico, especialmente aportado por grasas de origen animal.
• Obesidad y sedentarismo: Actualmente se estudia la relación entre la obesidad y/o la vida sedentaria con el cáncer de próstata.
• Factores raciales: Hay datos que indican que es más frecuente en la raza negra americana, y menos en países orientales.
• Exposición ambiental: Habría un ligero aumento del riesgo de padecer cáncer de próstata en personas que realizan trabajos de granja, y en quienes están en contacto con el cadmio (baterías, pilas, etc.).
• Orinar con frecuencia, sobre todo de noche.
• Dificultad para orinar.
• Flujo de orina interrumpido o débil.
• Dolor o ardor al orinar.
• Sangre en la orina.
• Dolor en la zona baja de la espalda, en la pelvis o en la parte superior de los muslos.

Hiperplasia Prostática Benigna (HPB)

La hiperplasia benigna prostática (HBP) consiste en un crecimiento no maligno (no cancerígeno) en el tamaño de la próstata. Este aumento del tamaño de la glándula prostática es producto del estímulo androgénico; es decir, por el proceso natural de envejecimiento. La próstata, al crecer, puede ir comprimiendo progresivamente la uretra y provocar, por tanto, dificultad al orinar. Esto sucede porque esta compresión impide el flujo de la orina desde la vejiga hacia la uretra hasta el exterior. Las posibles consecuencias son retenciones de orina en la vejiga o reflujo de la orina hacia los riñones y una necesidad de orinar frecuentemente. Si la inflamación fuera muy grave, puede bloquearse por completo el sistema urinario. La HBP es una enfermedad muy común en los hombres: aunque generalmente comienza a partir de los 30 años, es muy raro que se manifieste antes de los 40. A los 60 años, aproximadamente, más del 50% de los hombres padece HBP y entre los 70 y 80 años hasta el 90% presenta alguno de sus síntomas.
Sus causas más corrientes son el envejecimiento y la presencia de andrógenos u hormonas sexuales masculinas.
Sus síntomas se clasifican como obstructivos (o de vaciado) e irritativos (o de llenado).
• Los obstructivos incluyen vacilación, intermitencia, vaciado incompleto, chorro débil y goteo post-miccional.
• Los irritativos (por los que consulta más el paciente) hacen referencia a la frecuencia de orinar (llamada nicturia cuando ocurre en horarios nocturnos), y urgencia (sensación de orinar urgente, cuando no es necesario).

Patologías de la Uretra

Uretritis

La uretritis es una inflamación (irritación con hinchazón y presencia de células inmunes adicionales) de la uretra (el conducto por el que se elimina la orina del cuerpo), que puede continuar durante semanas o meses. También se la conoce con el nombre alternativo de síndrome uretral.
La uretritis puede ser causada por bacterias o virus. Las mismas bacterias que causan esta afección son el E. Coli, la clamidia y la gonorrea. Estas también causan infecciones del tracto urinario y algunas enfermedades de transmisión sexual. Las causas virales de la uretritis incluyen el virus del herpes simple y el citomegalovirus.
Otras causas están relacionadas con lesiones y con sensibilidad a químicos utilizados en espermicidas o jaleas, cremas o espumas anticonceptivas.
Los más comunes son la micción dolorosa y el aumento de la frecuencia urinaria.

Estenosis de Uretra

La estenosis de uretra es un estrechamiento en el calibre de la uretra que condiciona una dificultad en la micción. Puede localizarse en cualquier punto del trayecto de la uretra (desde la vejiga hasta el meato urinario). Afecta con más frecuencia a varones, pero también puede, ocasionalmente, producirse en mujeres.
La estenosis de uretra se produce, habitualmente, tras un daño en la mucosa uretral que provoca una cicatriz posterior con retracción y estenosis; sin embargo un porcentaje de casos ocurren sin desencadenante claro, habitualmente por una malformación de nacimiento.
Entre las causas más frecuentes:
• Traumatismos con fractura de pelvis
• Infecciones genitales
• Sondajes urinarios
• Balanitis esclerosante
Los síntomas de la estenosis uretral son secundarios a la dificultad en el vaciado de la vejiga: debilidad en el chorro urinario, goteo tras la micción, dificultad para iniciar la micción, sensación de ardor y quemazón uretral, vaciado incompleto de la vejiga o episodios de retención urinaria.

Patologías de la Vejiga

Cáncer de Vejiga

El cáncer de vejiga o cáncer vesical es un tipo de tumor maligno que aparece en la vejiga urinaria.
Los principales factores para el desarrollo del cáncer de vejiga incluyen productos químicos específicos, que se encuentran fundamentalmente en el humo de los cigarrillos.
Sangrado al orinar, llamado hematuria (cualquier grado de hematuria requiere descartar un cáncer de vejiga, incluso si existen otras posibles causas de hematuria, como los cálculos urinarios, cistitis bacterianas, etc), frecuencia miccional durante el día o la noche, ardor o urgencia al orinar.

Incontinencia de Orina

La incontinencia urinaria consiste en la pérdida involuntaria de orina. La persona tiene una necesidad imperiosa y repentina de orinar pero es incapaz de retener la orina. Los escapes pueden producirse al estornudar, reír, realizar algún esfuerzo o ejercicio físico. Supone un problema higiénico, social y psíquico, ya que influye en la actividad cotidiana del enfermo y reduce su calidad de vida. La incontinencia no es una enfermedad en sí misma, sino la consecuencia de una alteración en la fase de llenado vesical que se presenta en numerosas enfermedades. Es más común entre las mujeres, los niños (enuresis) y los ancianos.
La incontinencia urinaria se produce cuando la presión dentro de la vejiga es superior a la presión en la uretra.
Este trastorno puede deberse a una hiperactividad del músculo detrusor, y sus principales motivos son:
• Problemas o daños neurológicos.
• Por una alteración del esfínter externo y de los músculos del suelo pélvico.
• Por el fallo del esfínter interno ante una relajación inapropiada o lesión orgánica.
El principal síntoma de la incontinencia urinaria es la pérdida de orina al toser y estornudar, realizar actividades físicas o mantener relaciones sexuales.

Patologías del Riñon

Cáncer de Riñón

Los riñones son órganos del tamaño de un puño de la mano, ubicados a cada lado de la columna, por arriba de la cintura. Los tubos que se encuentran dentro de ellos filtran y limpian la sangre eliminando los productos de desecho y produciendo orina. El cáncer de riñón se forma en la membrana que recubre los tubos diminutos que están dentro de los riñones.
Este cáncer se hace más común a medida que envejecemos. Los factores de riesgo incluyen fumar, algunas condiciones genéticas y el mal uso de analgésicos por períodos prolongados.
Es probable que las personas con cáncer de riñón no tengan síntomas al comienzo de la enfermedad; pero los mismos van apareciendo a medida de que el cáncer evoluciona.
Consulte a su médico si observa:
• Sangre en la orina
• Un bulto en el abdomen
• Pérdida de peso sin razón
• Dolor en el costado que no desaparece
• Pérdida del apetito

Quistes Renales

Los quistes renales son bolsas de fluidos que se forman en los riñones. Generalmente se los caracteriza como quistes “simples”, lo que significa que tienen una pared fina y como fluido contienen agua. Los quistes renales son bastante comunes en las personas de edades más avanzadas y generalmente no causan síntomas o daños. Tener unos pocos quistes renales simples no es lo mismo que tener muchos quistes en los riñones debido a la existencia de la enfermedad poliquística renal (PKD, por sus siglas en inglés). La PKD es una enfermedad genética caracterizada por grupos de quistes que pueden debilitar la función de los riñones.
No se sabe que causa los quistes renales, aunque la edad es un factor de riesgo importante. Se estima que un tercio de las personas mayores de 70 años tienen al menos un quiste renal simple.
En raros casos, los quistes renales podrían requerir tratamiento debido a una infección, sangrado, o agrandamiento. Cuando se presentan dichas complicaciones en un quiste renal, los síntomas podrían incluir:
• Fiebre
• Dolor o molestias entre las costillas y la pelvis
• Dolor en el abdomen superior
• Cambios en los hábitos urinarios
• Sangre en la orina (Hematuria)

Litiasis Urinaria (Cálculos Renales)

Los cálculos urinarios, denominados litiasis renal, urolitiasis o nefrolitiasis, son una enfermedad causada por la presencia de cálculos o piedras en el interior de los riñones o de las vías urinarias, uréteres y vejiga. Están formados por sustancias normales de la orina, que por diversas razones se concentran y solidifican en fragmentos de diferentes tamaños.
La formación de cálculos renales se debe a diversas alteraciones metabólicas, a la disminución del volumen urinario o al aumento en la excreción urinaria de ciertos componentes químicos que dificultan que las sales de la orina se disuelvan suficientemente.
Es frecuente su aparición a mediana edad, especialmente en los hombres.
Los cálculos renales pueden provocar diferentes síntomas, dependiendo de su tamaño, composición y situación dentro del aparato urinario:
• Cólico nefrítico: se produce cuando un cálculo causa un taponamiento de la salida de orina desde el riñón. Esto provoca un dolor intenso en la zona renal (espalda baja) y se extiende hacia la porción anterior del abdomen y a los genitales. En muchas ocasiones aparecen náuseas, vómitos, sudoración profusa e hinchazón abdominal.
• Dolor lumbar: es un dolor menos aparente, ubicado en la zona lumbar, que es la que recubre los riñones.
• Hematuria: es la aparición de sangre en la orina. Puede ser visible a simple vista, o sólo en forma microscópica. La hematuria aparece debido a las pequeñas heridas que produce la piedra a su paso por las estructuras del riñon.
• Infecciones de orina: hay un grupo de cálculos que son consecuencia de infecciones renales especiales, ya sea de la vejiga (cistitis) o del propio riñón (pielonefritis).

Infección Urinaria – Cistitis

La infección de orina es provocada por la invasión de microorganismos en el tracto urinario. Puede producirse por dos vías diferentes: por el extremo inferior de las vías urinarias (abertura en la punta del pene o de la uretra, según se trate de un hombre o de una mujer), que es el caso más frecuente; o bien a través del flujo sanguíneo, en cuyo caso la infección afecta directamente a los riñones.
Las infecciones de las vías urinarias más habituales son las producidas por bacterias, aunque también pueden presentarse a causa de virus, hongos o parásitos. De muchas de ellas es responsable la bacteria llamada Escherichia coli, que normalmente vive en el intestino.
En los varones, la causa más frecuente de infecciones es una infección bacteriana persistente en la próstata. Mientras que las mujeres contraen con frecuencia infecciones de la vejiga después de una relación sexual (probablemente porque la uretra ha sufrido contusiones durante la misma), o bien –en casos más particulares- por una conexión anómala entre ésta y la vagina.
Los síntomas de la cistitis pueden variar en función de la zona en la que se presente la infección. Estos son los síntomas más comunes:
• Necesidad urgente y frecuente de orinar.
• Picazón o quemazón en la uretra al orinar.
• Enrojecimiento de la vulva y picor vaginal (en las mujeres).
• Dolor al orinar y en las relaciones sexuales.
• Color turbio, lechoso (espeso) o anormal de la orina.
• Aparición de sangre en la orina.
• Fiebre y escalofríos (la fiebre puede significar que la infección ha alcanzado los riñones).
• Vómitos y náuseas.
• Dolor en el costado o espalda (indica infección en los riñones).
• A menudo, las mujeres sienten una ligera presión por encima del hueso púbico y muchos hombres sienten una dilatación del recto.

Patología Testicular

Hidrocele

El hidrocele consiste en una acumulación de líquido, generalmente transparente, entre el testículo y la membrana que lo recubre. Suele ser poco o nada doloroso, aunque puede molestar si es grande. Es un proceso benigno. Se diagnostica simplemente palpando. También colocando una fuente de luz (linterna) en su parte posterior y comprobando que el haz de luz lo atraviesa, lo que denominamos transiluminación positiva. También puede diagnosticarse mediante ecografía.

Varicocele

El varicocele es una afección benigna que consiste en la dilatación de las venas del cordón espermático que llegan al testículo. Se pone de manifiesto, porque se notan más abultadas en posición de pie y casi desaparecen al acostarse, por reflujo de la sangre.

Habitualmente se localizan en el lado izquierdo, por razones anatómicas de esas venas.

Suelen presentarse en niños y adultos jóvenes, y –por lo general- no causan dolor. En caso contrario las molestias no son muy intensas.

Orquitis y Orquiepididimitis

Es un proceso inflamatorio del testículo o del testículo y epidídimo, conducto que se encuentra por encima del testículo en forma de dedo, fino y que continúa con el conducto deferente. Es una afección frecuente, muy dolorosa pudiendo producir fiebre alta. El testículo se encuentra agrandado y duro. Puede producirse como complicación secundaria a una infección de orina, por llegada de gérmenes vía sanguínea procedentes de intestino, garganta etc, o por infecciones de uretra, cateterismos y sondajes uretrales. En los niños, suele manifestarse orquitis en el transcurso de las paperas. Puede ser aguda o crónica.

Criptorquidia

Criptorquidia hace referencia a la falta de descenso hasta el escroto de uno o los dos testículos, a partir del nacimiento o poco tiempo después. Durante la gestación los testículos se originan por debajo de los riñones y van descendiendo progresivamente. Su falta de descenso se detecta en la primera infancia aunque, en ocasiones, por falta de exploraciones o desconocimiento, el diagnóstico se hace mucho más tarde. Se trata de un padecimiento relativamente frecuente, pero es muy importante su diagnóstico precoz, ya que si el testículo no ha descendido, va perdiendo su desarrollo y la posibilidad de formar espermatozoides.

Torsión Testicular

Consiste en la rotación del testículo, con la consiguiente estrangulación de las venas y arterias del cordón espermático. Es un cuadro muy serio y si no es diagnosticado y tratado durante las primeras 4 horas el testículo va sufriendo progresivamente daños mayores, pudiendo llegar a su atrofia. La torsión es un proceso muy doloroso, de aparición brusca que puede producirse tras un esfuerzo o sin causa desencadenante clara. El testículo adquiere una apariencia dura, y la piel enrojecida y edematosa.

Tumor Testicular

Existen varios tipos de tumores, con diversos grados de malignidad o agresividad. Suelen aparecer en la juventud, y se manifiestan por un aumento de tamaño y sobre todo de la dureza e irregularidad de la superficie del testículo. Es fundamental el diagnóstico precoz ya que, cuanto antes se conozca cuadro, mayores serán las posibilidades de curación mediante el tratamiento adecuado. El diagnóstico se realiza a través de la palpación del testículo, ya que se manifiesta con características que permiten sospecharlo. Se complementa con analítica, especialmente marcadores tumorales y ecografía.

Disfunciones Sexuales Masculinas

Las disfunciones sexuales masculinas agrupan a los trastornos que dificultan una relación sexual placentera y completa, existiendo una incapacidad para llevar a feliz término algunas de las fases de la respuesta sexual.
• Poco deseo sexual: De acuerdo a su severidad puede ser solo un deseo sexual hipoactivo o más grave llegando a ser una aversión sexual.
• Problemas en la excitación sexual: La incapacidad para lograr y mantener una erección conocida como disfunción eréctil es el trastorno más común.
• Disfunción eyaculatoria y trastornos en el orgasmo: De los problemas relacionados con el orgasmo el más frecuente es la eyaculación precoz, pero en otras ocasiones lo produce una eyaculación retardada o puede no lograrse la eyaculación. También se puede producir la eyaculación pero sin orgasmo.
• Dolor durante el acto sexual: El dolor puede estar asociado a las diferentes fases del acto sexual, ya sea durante la excitación, la penetración, o al eyacular.
Los diferentes tipos de disfunción sexual masculina están asociadas a numerosas causas. Las mismas pueden ser físicas, psicológicas o ambas.
Entre las causas más frecuentes se encuentran:
• Problemas psicológicos y emocionales
• Alteraciones en la producción hormonal
• Enfermedades psiquiátricas
• Afecciones de los vasos sanguíneos
• Presión arterial alta
• Uso de algunos medicamentos como antihistamínicos, otros empleados para bajar la presión y psicofármacos
• Obesidad y otros trastornos alimenticios
• Colesterol elevado
• Afectaciones de la próstata
• Lesiones traumáticas o quirúrgicas
• Enfermedad o lesiones de los nervios
• Neuropatía diabética
• Esclerosis múltiple
• Enfermedades de las glándula tiroidea, suprarrenal o hipófisis
• Adicciones, como el consumo alcohol y nicotina
• Lesiones en la columna vertebral
• Cáncer

Infertilidad Masculina

La infertilidad masculina es la incapacidad del varón para lograr su descendencia.
Existen al menos cuatro factores que pueden disminuir la capacidad reproductiva del varón y dificultar la posibilidad de ser padre de modo natural.
1) Problemas en los espermatozoides
• Bajo recuento
• Falta de movilidad
2) Anomalías genéticas
Se pueden dividir en dos: anomalías genéticas en los cromosomas o genes y anomalías que sólo afectan a la línea germinal del varón, o sea, a sus espermatozoides.
3) Factores idiopáticos o desconocidos
Están los casos de infertilidad masculina de origen idiopático o desconocido, en los cuales se ignoran los motivos que evitan la unión del óvulo u ovocito con el espermatozoide para dar lugar al embrión.
4) Factores externos
• La obesidad, el sobrepeso y los malos hábitos alimentarios están relacionados con una menor producción de espermatozoides.
• Consumo de alcohol
• Tabaco
• Consumo de drogas
• Estrés