¿Por qué puede enfermar el piso pelviano?

Rara vez la causa es una sola… Desde la misma charla con la paciente pueden surgir múltiples motivos: congénitos, antecedentes de alteraciones hormonales, laxitud ligamentaria, enfermedades del colágeno, cambios de peso corporal, cirugías ginecológicas o pelvianas, embarazos, partos, etc.

Esto explica por qué, una vez logrado el diagnóstico, el tratamiento posiblemente requiera atención multidisciplinaria, con el objetivo de reinsertar a la paciente en su propósito de vida.